1:07 am 09/06 2011

Reclamo judicial de la UCR al gobierno sobre espacios en la televisión pública

Información general, Politicas

por:

El titular de la UCR, Angel Rozas, junto a los presidentes de los bloques parlamentarios del radicalismo, Gerardo Morales y Ricardo Gil Lavedra, ofrecieron una conferencia de prensa donde anunciaron que se reclamará judicialmente al Poder Ejecutivo nacional en defensa de los derechos constitucionales y legales de los precandidatos y partidos políticos no oficialistas, por el acceso a los canales de difusión públicos y de financiamiento de costos de publicidad para participar en las elecciones nacionales, en particular el spot de campaña del oficialismo “Nunca Menos”.
Al respecto, Rozas enfatizó que “la difusión del corto ´Nunca Menos` durante las emisiones del programa Fútbol para Todos es un un acto de propaganda que la propia ley prohibe”.
“Es el gobierno el que fijó pautas publicitarias, pero son ellos mismos los que no las cumplen, colocando a todos los partidos de la oposición en inferioridad de condiciones. Por ello presentaremos esta medida cautelar para que se deje de emitir este corto”, enfatizó el titular de la UCR.
En tanto, el presidente del bloque de senadores del radicalismo destacó que “el Nunca menos es la versión kirchnerista del Menem lo hizo. Es una propaganda electoral del partido de gobierno”.
La difusión del Nunca menos se hace en el marco del canal publico estatal financiado por el público en general, todo el costo del canal corre por cuenta de todos los argentinos”, explicó Morales.
“Estamos en presencia de un gobierno que utiliza de forma discrecional los fondos públicos, sin transparencia”, aseguró Ricardo Gil Lavedra y destacó que “el spot viola las reglas de la publicidad oficial”.
A continuación transcribimos los puntos más destacados de la presentación judicial:
EN DEFENSA DE LA DIFUSIÓN A TRAVES DE LOS MEDIOS PUBLICOS DE LA PROPAGANDA ELETORAL DE LOS PARTIDOS DE LA OPOSICIÓN
Principales puntos
La UCR presentó en la justicia, este mediodía, martes 7 de junio. una acción de amparo contra el Poder Ejecutivo Nacional “en defensa de los derechos constitucionales y legales propios y los de todas y todos las y los precandidatos y partidos políticos no oficialistas y ciudadanos y ciudadanas en general, frente a la sistemática e ilegal difusión, a través de los medios públicos y con recursos públicos, del corto de propaganda electoral “Nunca Menos”, en manifiesto perjuicio de los demandantes y de los distintos titulares de los derechos de incidencia colectiva afectados”, según indica el escrito.
La Unión Cívica Radical es afectada directa (Arts. 1, 14, 16, 38, 43, 45, 54 y 94 CN y 5 Ley de Amparo, Halabi cons. 10). Es un partido político perjudicado de modo directo en sus aspiraciones electorales y económicamente por el arbitrario reparto del dinero público, en contra de las prescripciones que rigen los gastos de campaña y de la publicidad oficial. También está afectada su posibilidad de servir a su objeto y fin social específico, tal cual consta en su Carta Orgánica adjunta, al privilegiarse desde el Estado y de modo directo al partido de gobierno, a través de políticas y fondos públicos.
La UCR, además, es responsable, junto al Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, de garantizar la transparencia y la equidad de las contiendas electorales. Por ello, la ley 26.215 les asigna numerosas obligaciones en materia de financiamiento y gasto electoral y les permite controlar la distribución de los fondos públicos que realiza el Ministerio del Interior.
Los hechos
a.                    La difusión del Nunca Menos es un acto de proselitismo prohibido
Es público y notorio que el Poder Ejecutivo Nacional, por acción y omisión, autoriza y difunde repetidamente, en ámbitos sujetos a su reglamentación y efectivo control, el corto “Nunca Menos” de propaganda política y electoral oficialista, en violación a todas las reglas que regulan la comunicación oficial y en claro perjuicio de todas las fuerzas políticas no oficialistas o afines, de todos los ciudadanos con expectativas a ocupar cargos electorales y de la comunidad en su conjunto, que no accede por ello a un debate balanceado e igualitario de propuestas.
Bajo la apariencia de un corto en homenaje al ex Presidente Néstor Kirchner, el video-candombe “Nunca Menos” resulta, en los hechos, en una maniobra y gastos prohibidos de publicidad electoral oficialista que se difunde regularmente a través de los medios estatales, en el marco del Programa “Fútbol para Todos”, sostenido, a su vez también, con fondos estatales. El gobierno, en consecuencia, a sabiendas y a costa del dinero público, destina o auspicia el destino de  hasta cuatro minutos de aire por tanda, a un video cuyo contenido no encuadra bajo ningún aspecto en la categoría de “publicidad oficial de los actos de gobierno” que exige el sistema republicano (CN, art. 1). El video tampoco se enmarca en ningún tipo de iniciativa estatal válida de producción o difusión de contenidos culturales, artísticos, o educativos.  No fue gestado en ese espíritu, su sentido no es ése, no es visto por nadie de ese modo, ni es difundido de un modo compatible con fines educativos, artísticos o culturales, plurales y democráticos.
Así, en el marco de la televisación oficial de un torneo de fútbol que ya lleva el nombre de Néstor Kirchner, se difunde un video donde el principal objeto de atención es el fomento a las agrupaciones políticas adherentes al gobierno y a los logros, que —a juicio de los editores— corresponderían a la actual administración, o su antecesora del mismo signo político. El dinero es público y el espacio de difusión también, y sin embargo el “Nunca Menos” es propaganda kirchnerista por la televisión oficial.
El video y su difusión, en suma, constituyen, sin más parte de la campaña electoral del oficialismo, en franca violación a todas las normas que buscan garantizar un debate político robusto y serio y en perjuicio de cualquier espacio, agrupación o individuo no kirchnerista.  La difusión del corto por los medios públicos en el marco de un programa sostenido con fondos públicos, lesiona de modo directo y actual (e inminente, dada su repetición constante) el ejercicio de los derechos de expresión de las fuerzas políticas no oficialistas y, en general, el de toda ciudadanía que ve mellada la calidad del debate político por la asfixia que, de hecho, el exceso de propaganda genera sobre las demás expresiones.
Alguien podría creer que el video es, en efecto, un homenaje sincero al fallecido ex Presidente Néstor Kirchner. Por supuesto, es natural que una semblanza de su vida —por disputable o inexacta que nos pueda parecer— aparezcan menciones a su pertenencia partidaria. Pero ni el homenaje debido y sincero, ni las menciones partidarias por la televisión pública en ese marco son el problema. El problema es que incluso en la cándida creencia de que se trata únicamente de un homenaje —creencia, por cierto, que no compartimos— igual resulta inocultable el efecto proselitista prohibido del video y todas las circunstancias que se citan a continuación, de público conocimiento, lo confirman.
b.                    El video tiene una innegable filiación kirchnerista
El video Nunca Menos, se inicia con un discurso donde el ex presidente Néstor Kirchner lee un poema escrito por un compañero de militancia desaparecido, acompañado por distintas imágenes vinculadas al peronismo y al kirchnerismo.  A los 30 segundos, aparece un cartel con la leyenda: “Hoy el kirchnerismo está más vivo que nunca”. A continuación, se muestra a un joven en lágrimas que levanta su mano y hace una “V” con los dedos, asociada, inequívocamente entre nosotros, al peronismo. Ocho segundos más tarde, aparece un cartel donde se lee “Cris-pasión”, con un retrato de parte del rostro de la Presidenta.  Al minuto y 25 segundos, se exhibe una marcha en la cual flamean banderas con imágenes de Juan Domingo y de Eva Perón.  En otras, se lee “descamisados”. Segundos después, el cortometraje muestra el interior de la Casa Rosada, el día en que se veló al ex presidente fallecido, enfocando a un grupo de gente que ingresa cantando enérgicamente.
A partir de ese momento, continúan las escenas de manifestaciones. Muchas de ellas de La Cámpora. Llegando a los 2 minutos y medio se lee claramente un cartel que dice “Néstor volverás y serás millones”. Inmediatamente, vemos una representación del “Néstornauta” —una imagen de la gráfica oficialista, donde el rostro del expresidente reemplaza a la del protagonista de la celebrada historieta de Oesterheld y Solano López—.  Casi a los tres minutos, se incluye el momento en que Kirchner ordenó descolgar el cuadro del dictador Videla de una institución de formación militar.  Cerca del final, aparecen todos los participantes alzando sus dedos en “V” y sosteniendo banderas con consignas como las ya mencionadas. Cierra el video un “Kirchner Vuelve”, representando por una “K” sobre una “V”. En  los créditos, se escuchan cánticos de agrupaciones kirchneristas.
La propia agencia oficial Telam dio cuenta, el viernes de 21 de Enero de 2011, que el autor del corto prometió que “los derechos de autor y reproducción de la canción serían donados ´íntegramente´ a espacios culturales y juveniles del kirchnerismo”. Y en el video participan políticos del gobierno, como Eric Calcagno o Ariel Pasini. Por sus evidentes connotaciones políticas y partidarias, festejadas por varios blogs[3] y agrupaciones kirchneristas que incluso han tomado el nombre de la pieza musical[4], el video exige reanimar el debate sobre la forma en que el gobierno nacional emplea y distribuye los fondos y el espacio  público. Varios afiches de campaña, en apoyo a la presidenta, entre otros candidatos afines al gobierno, utilizan la expresión “nunca menos”, claramente asociada al oficialismo hoy.
En emisiones posteriores, algunas imágenes y contenidos se han modificado, pero el marco de referencia original, la estética, la música y letra, las imágenes partidarias, en fin, todos los elementos que le dan innegable identidad permanecen intactos. Las últimas emisiones incluyen ahora menciones a actos de gobierno de la gestión actual,  y a sus supuestos resultados, siempre en el inconfundible marco estético del “Nunca Menos”. El formato de los títulos, la música, los colores, algunas imágenes, todo remite sin dudas a la evocación del video en su versión original.  Esas variaciones del Nunca Menos esconden bajo la piel de un homenaje al presidente fallecido, propaganda prohibida del gobierno actual.
El video, además, difiere claramente de otras campañas de interés general emitidas en el marco del mismo programa Fútbol para Todos, tales como la protagonizada por el actor Guillermo Francella para la prevención de la violencia doméstica, el corto institucional sobre las próximas Primarias, Abiertas Obligatorias y Simultáneas, o la difusión de la posibilidad de consultar padrones, endosada por la Cámara Nacional Electoral.  La propia comunicación oficial, con ello, demuestra por sí sola, y de manera ostensible y sin necesidad de mayores disquisiciones, en qué consiste una campaña de comunicación de cuestiones o asuntos de interés general. El contraste hace evidente que el Nunca Menos es un corto proselitista.
c.                    El Programa Fútbol para Todos dispone de dineros públicos de modo cuestionable y tiene injerencia directa en la difusión del Nunca Menos
El Programa Fútbol para Todos fue creado por la decisión administrativa 221/2009 de la Jefatura de Gabinete de Ministros (JGM), con la finalidad de coordinar y articular la transmisión y explotación comercial de la televisación de los Torneos de Fútbol Argentino para la República Argentina y el exterior, organizados por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) (Boletín Oficial Nº 31.728 del miércoles 2 de septiembre de 2009).
En ese marco y conforme al acuerdo del Estado con la AFA, la JGM quedó facultada para comercializar por sí y/o por terceros la totalidad de los productos AFA a terceros, incluyendo —pero sin limitarse a— operadores de cable, DTH, aéreo, televisión abierta, Internet, empresas de telefonía fija y/o celular, así como cualquier otra plataforma creada o a crearse que pudiera difundir los productos AFA, contando para ello con las más amplias facultades para decidir las condiciones, el modo y la forma de comercialización que considere más conveniente para potenciar los beneficios. Sin que implique enumeración taxativa, se encuentran incluidos los derechos de comercialización al interior y exterior del país, con las reservas que para goles y/o jugadas relevantes decida JGM, transmisión de partidos e imágenes por telefonía celular, contenidos exclusivos para programas deportivos, contenidos en Internet mediante sistema “a demanda” y diario digital, derechos de explotación y comercialización de publicidad durante la transmisión, comercialización de publicidad asociada a imágenes y contenidos exclusivos y derechos de explotación y comercialización de contenidos asociados. La cláusula tercera de ese contrato, además, estipula el pago que el gobierno hace a la AFA (CONTRATO DE ASOCIACION DE LA JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS  CON LA ASOCIACION DEL FUTBOL ARGENTINO PARA LA TRANSMISION DE ESPECTACULOS DE FUTBOL POR TELEVISION ABIERTA Y GRATUITA. Boletín Oficial Nº 31.728 del miércoles 2 de septiembre de 2009. Cláusulas sexta y tercera).
Desde ese entonces se han escuchado cuestionamientos de distintos sectores por la falta de claridad sobre sus costos y sobre el manejo presupuestario en general. Las críticas se intensificaron, a comienzos del año 2010, luego de que el Jefe de Gabinete anunció que sólo se admitiría publicidad oficial durante su transmisión[5], y luego de que el Comité de la Asociación del Fútbol Argentino decidió que el torneo Clausura 2011 llevaría el nombre del ex presidente Néstor Kirchner. La difusión insistente del corto “Nunca Menos” es otro capítulo de una serie de decisiones opacas adoptadas en torno al ciclo Fútbol para Todos, en el marco de la enorme libertad que tiene la Jefatura de Gabinete de Ministros.
Según la información de la JGM[6], el valor de un segundo de publicidad durante la transmisión del ciclo “Fútbol para Todos” oscila entre 800 y 1.700 pesos durante la tanda, y entre 1.600 y 3.400 pesos para sobreimpresos. El “Nunca Menos” dura alrededor de 4 minutos y su emisión cuesta entre 192 mil y 408 mil pesos. Fue transmitido al menos dos veces durante cada uno de los 10 partidos de la primera fecha del torneo, por lo que se puede estimar un desembolso de al menos 4 millones de pesos en un fin de semana.
d.                    Todos los observadores advierten que el video es de propaganda electoral
De manera esperable, nadie en el arco oficialista discute la transmisión del video. Al contrario, colaboraron a su factura como en el caso de Calcagno o Pasini. Los afectados, en cambio, ya hemos expresado de modos diversos la obvia injusticia que su difusión encierra. El Senador Morales enfrentó al Jefe de Gabinete y señaló que “el gobierno tiene actitudes que degradan las instituciones” como el programa Fútbol para Todos donde “el Nunca Menos es la versión moderna del Menem lo hizo”.[7] Federico Pinedo y Paula Bertol reclamaron al oficialismo el pago de los costos de producción y emisión del video ya que “utilizar recursos de todos en beneficio de una parcialidad política con finalidades ajenas a la gestión pública, es una malversación de los recursos públicos, más allá de que con esas emisiones se haya violado el período de veda de campaña electoral  (…)”. Gerardo Milman, diputado del GEN, también manifestó su indignación por cuanto ” este programa no busca el fortalecimiento de los clubes, sino que es un aceitado sistema de propaganda (…) “.
Para otros observadores también es obvia la relevancia del material cuya difusión discutimos, así como las formas y el contexto en el cual se lleva a cabo. Al decir de la ensayista Beatriz Sarlo “Fútbol para Todos es el escenario de una comunidad cultural que sirve también como extenso y penetrante aparato de agitación y propaganda oficialista, pagado con presupuesto público.”[8] Para la escritora, “El candombe “Nunca menos”, que se escucha durante las trasmisiones del programa oficial Fútbol para Todos, no es una pieza cualquiera de la agitación y propaganda kirchnerista. No se lo puede sumar a la serie de afiches, avisos de televisión y otras muestras convencionales o previsibles de ese dispositivo que emplea mucha gente y gasta mucha plata. Es más que cualquiera de esas piezas publicitarias” (sin destacado).
e.                    Ningún procedimiento republicano avala la difusión del corto
El PEN jamás clarificó si existió algún tipo de participación estatal en la producción del corto “Nunca Menos”, ni en qué consistió, en tal caso, o si ella implicó algún tipo de erogación de fondos públicos. Tampoco ha explicado si existió algún tipo de supervisión o discusión previa o posterior a la emisión sobre el contenido del video ni, puntualmente, si fue evaluada la potencial existencia de un conflicto de interés al decidir su difusión dentro de un espacio reservado para publicidad oficial. Tampoco se realizaron consultas públicas previas.  En definitiva, es imposible conocer quién es la autoridad responsable dentro de la JGM y que mecanismo empleó para decidir la difusión del video durante la transmisión de cada uno de los encuentros deportivos. Tampoco es pública ninguna resolución escrita que permita conocer los fundamentos de dicha decisión o impugnarla. El video se presenta sin rúbrica oficial, sin créditos, y sin mención alguna al origen, financiación o costos, como un puro hecho consumado

Equipo de Comunicación – Campaña UCR 2011

Comentario