8:44 am 26/11 2009

Los comercios tienen dos años para adaptarse al uso obligatorio de bolsas biodegradables

Informaci?n general, Politicas

por:

Este jueves, 26 de noviembre, en la última sesión ordinaria de la Cámara de Diputados de Jujuy, dará sanción a una ley que prohíbe la utilización de bolsas de materiales no biodegradables, como el polietileno, y establece la obligatoriedad de utilizar bolsas biodegradables, lo que deberá producirse en forma progresiva y hasta un plazo máximo de dos años.

El proyecto es de autoría del diputado del Bloque Justicialista, Manuel Soler y ha recibido dictamen favorable de la Comisión de Ecología que preside el diputado Pablo Baca.

Al respecto el diputado Baca recordó que proyectos similares fueron promovidos en períodos parlamentarios anteriores por la diputada (mc) Ana María Jorge y hubieron antecedentes, como la iniciativa del Colegio Modelo Palpalá que presentó un anteproyecto en este sentido, así como la Ley Nº 44 del VI Parlamento Juvenil Provincial. Esto significa –dijo Baca- que es una ley que viene precedida de un amplio consenso.

El proyecto sólo exceptúa del uso de bolsas biodegradables en casos como el envase de alimentos o insumos húmedos y el empaque de otros productos, que por razones de seguridad y conservación, precisan de bolsas no biodegradables.

La autoridad de aplicación y control de esta ley será la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, quien deberá determinar el régimen de sanciones, el valor de las multas y las campañas de difusión del contenido de la ley y concientización de la ciudadanía.

El plazo que tendrán los comercios para adaptarse a las disposiciones de esta ley, será progresivo y caducará en dos años. Para entonces todos los comercios deberán estar usando bolsas biodegradables.

El objetivo: de esta ley es la preservación del medio ambiente, ya que las bolsas no biodegradables, como las de plástico que se utilizan habitualmente, tienen un importante costo ambiental, “no sólo porque en su fabricación se utilizan energías no renovables, sino también porque se contamina el medio ambiente. Es decir, sus efectos contaminantes no sólo repercuten a nivel de su biodegradabilidad, al tardar años e incluso décadas para descomponerse, sino además, por su incineración genera gases que resultan altamente tóxicos, e incluso si están serigrafiadas, las tintas con las que están impresas contienen residuos metálicos contaminantes”, explica el autor de la ley en los fundamentos.

El Presidente de la Comisión de Ecología, Pablo Baca, puso de relieve que esta nueva norma constituye un importante avance y se inscribe dentro del nuevo paradigma ambiental que apunta a la reducción de materiales que por su composición constituyen una amenaza al medio ambiente, por su baja capacidad de descomposición y su alto impacto ambiental.

Comentario