11:42 am 27/12 2016

Haquim reiteró que los objetivos de la intervención intentan una desestabilización

Información general, Politicas

por:

El presidente del Partido Justicialista Distrito Jujuy, Carlos Haquim, ratificó ayer que la intervención del partido se reduce a una acción desestabilizadora para desgastar la figura del gobernador Gerardo Morales. Basó nuevamente esta afirmación en el pedido que le realizara el titular del PJ Nacional, José Luis Gioja, quien había intentado persuadirlo de llevar adelante una intervención de la fuerza a nivel local de manera consensuada, poniendo de esa forma al partido en un rol de oposición extrema para frenar la proyección política nacional del actual mandatario jujeño.

En conferencia de prensa, Haquim le restó trascendencia al tema y dijo que es la Justicia la que deberá resolver la situación de fondo y que mientras tanto ello suceda no entregará las llaves de la sede partidaria. En tal sentido, desconoció una vez más la medida de intervención emanada por el Consejo Nacional del PJ, ad referéndum del Congreso, señalando que la carta orgánica del partido no avala estos pasos y recalcó que dicho órgano partidario no tiene facultades ni atribuciones para avanzar en la intervención de los distritos.

Confirmó él mismo que las puertas de la sede del PJ están cerradas y que la decisión se adoptó para prevenir roces o posibles enfrentamientos entre afiliados del partido. Aseguró que dicha medida se mantendrá hasta que se calmen los ánimos. “No le va a afectar a nadie que el partido tenga sus puertas cerradas una semana o diez días. Estuvo cerrado doce años y no creo que ahora esto implique un problema”, ironizó.

Insistió con que la decisión de la intervención está totalmente apartada de derecho y fuera de lo que establece la propia Carta Orgánica del partido. El artículo 21 es el que le otorga esas facultades al Congreso del Partido, “pero no así al Consejo y menos a su mesa directiva, que consideramos que se han tomado atribuciones que no corresponden y que deberá dirimir la Justicia”.

En ese contexto, manifestó que la decisión de dicho órgano tiene varios aspectos. “Uno –dijo- tiene que ver con la política nacional y con la posición que ha tomado Sergio Massa de no acceder a unificar posiciones con un grupo representativo del kirchnerismo que hoy trata de ocultar su pasado queriendo mostrarse como la renovación del peronismo”.

Otro aspecto que mencionó es la cuestión local, ya que en la resolución se esgrime como fundamento es la necesidad de normalizar el partido. Ante esto, Haquim remarcó que “el PJ Jujuy está normalizado y recordó el proceso eleccionario que finalizó en marzo, recordando que las elecciones fueron convocadas por el fellnerismo y que este espacio después decidió no presentarse porque no pudo armar ni una sola lista y “encima produjo incidentes como la quema de urnas”.

Inmediatamente, rememoró que después de las elecciones, el mismo espacio recurrió a la Justicia a nivel local y a la Cámara Nacional Electoral y tras sendos fallos en contra se encontró luego con un nuevo revés ante la apelación presentada ante el fuero federal con competencia electoral.

“Hay tres instancias que indican que el Partido Justicialista Distrito Jujuy está normalizado y que cerca de 800 peronistas son sus autoridades a través de los consejos departamentales, el Consejo Provincial y el Congreso Provincial”, apuntó.

Haquim reiteró que se está “frente a un intento de desestabilización” que tiene como fin poder seguir utilizando el sello del partido y formar una nueva mesa chica para digitar los nombres de los que serán candidatos a cargos electivos el año próximo por el PJ. “Esto no lo compartimos de ninguna manera”, esbozó y lanzó otra crítica hacia el designado interventor, Celso Jaque, de quien dijo no tiene ninguna autoridad para venir a decirles a los peronistas de Jujuy lo que tienen que hacer.

“Nosotros no vamos a entregar ninguna llave hasta que la Justicia no se expida”, avisó, aclarando a la vez que no ha recibido notificación alguna sobre la supuesta intervención. No obstante estos dichos, aclaró que va a ser respetuoso de la decisión que tome la Justicia en este asunto.

Y cerró el encuentro con la prensa reiterando que “este señor Gioja, en una reunión que mantuve con él por pedido de Massa, me dijo que ellos necesitaban el PJ Distrito Jujuy para hacer una fuerte oposición al gobierno provincial y desgastar la figura de Gerardo Morales, considerado un dirigente con proyección nacional. Esta es la verdad y estas son las cosas que se intentan con esta maniobra desestabilizadora”.-

Comentario