1:50 am 03/12 2009

Gobierno ofreció asistencia a familia de joven jujeña asesinada en Córdoba

Informaci?n general, Politicas

por:

El doctor/contador Eduardo Rodolfo Alderete, a cargo del Ministerio de Desarrollo Social, y el Secretario de Acción Social, doctor Facundo Figueroa Caballero,  afirmaron en relación al caso de Jorgelina Noelia Ramos –estudiante jujeña asesinada en la Provincia de Córdoba- que la familia tendrá toda la asistencia necesaria desde el Estado Provincial. Y que esperan la determinación del respectivo juez de la causa de la provincia mediterránea en disponer la entrega del cuerpo de la joven para su posterior traslado a Jujuy.

El Secretario de Acción Social, doctor Facundo Figueroa Caballero, señaló en relación al caso de una estudiante universitaria jujeña que se encontraba en la provincia de Córdoba y que fuera asesinada, que recibió instrucciones del doctor/contador Eduardo Alderete –a cargo de la cartera de Desarrollo Social- para trabajar en la asistencia plena a sus familiares. Esta medida se amerita en la condición de familia de bajos recursos de la fallecida estudiante.
Precisó el funcionario provincial que hubo contactos con la abuela de la joven –que vive en nuestra provincia- a los fines de agilizar el tramite de total asistencia a la familia una vez que el cuerpo sea remitido a Jujuy por parte de la autoridad judicial de la provincia de Córdoba.
Por último precisó que el Ministerio de Desarrollo Social realiza esta acción con todas las personas, que ante una situación como la ya mencionada, se hace cargo de los gastos de traslado, ya sea que fuera dentro o fuera del país.
En tanto el doctor/contador Eduardo Alderete, aclaró sobre una posible movilización de amigos de la victima, pidiendo por la restitución del cuerpo; que la medida  de liberarlo para su posterior traslado corre por determinación exclusiva de las autoridades judiciales de Córdoba por lo que se espera que una vez producido esto el Gobierno de la Provincia dará todo el apoyo necesario a la familia de Jorgelina Noelia Ramos.

Comentario