12:02 am 26/04 2010

Evocan la recordación del día Grande en Jujuy

Informaci?n general, Interior, Politicas

por:

Con el fin de continuar con la emisión de una serie de artículos durante el 2010, año del BICENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN DE MAYO,  la Asociación Nueva Argentina teniendo en cuenta sus ejes de trabajo: Rescate Cultural Proyectivo, Educación y trabajo, a través de su Presidente el Licenciado Angel Walter Arjona, expresa:
Casi un centenar de encuentros se libraron en las tierras jujeñas en el año 1821, que las páginas del calendario y la historia señalan como uno de los mas importantes, donde se consolidaba la libertad que con tanto sacrificio, decisión y coraje los hombres identificados bajo los nombres de patriotas y criollos habían lanzado a los cuatros vientos el 25 de mayo en 1810.
El año de 1821 está atravesado por conflictos internos en Salta, donde las luchas intestinas entre los partidarios del General Martín Miguel de Güemes y sus opositores debilitan la guerra contra el español. A ese panorama hay que agregar que el gobernador de Tucumán, Bernabé Aráoz, que alienta proyectos hegemónicos en la región, aprovecha la situación para enfrentar al general salteño y estalla la lucha armada.
Jujuy, también se hallaba afectada por problemas internos. Un panorama gris, como el que precede a las tormentas, nublaba el cielo de los pobladores del noroeste.
En el Alto Perú, desde Mojo, el brigadier realista Pedro Olañeta atentamente tenía en la mira cada uno de los episodios que sucedían en Jujuy, Salta y Tucumán. La cruenta lucha constante entre hermanos, de la que el realista tenía amplia información, dado a que contaba con una eficiente red de espionaje, quienes lo alientan a planear una nueva invasión a Jujuy, así avanzar en la ocupación y dominación colonialista.
Jugaba todo a favor del invasor; más aún con la desaparición de  grandes hombres de la lucha independentista  en el teatro de las operaciones militares. El coronel Manuel Arias, por discrepancias con el caudillo salteño, se ha unido al gobernador tucumano en la guerra contra Salta. El marques de Campero ha sido preso, torturado y enviado a España en un viaje que acabará con su vida. El coronel Álvarez Prado está herido y prisionero en Tupiza.
Realidades que hacen que insista el español con la idea de dominar el Norte. Entonces nuevamente las tropas realistas, aprovechando el clima de conflictos que colocó a la provincia en una aparente situación de debilidad.
Olañeta no pierde tiempo y el 10 de marzo de 1821 se inicia la marcha hacia el sur. A pesar de la convulsión interna, los españoles son atacados desde un comienzo de su avance por los gauchos, que demoran la marcha realista.
La vanguardia del ejército realista continuó la marcha bajo las directivas del coronel Guillermo Marquiegui. Logrando penetrar en Jujuy el 15 de abril, en las ciudades sólo permanecían pocos días, puesto que la abierta hostilidad de los habitantes los hacia temer ser cercados no pudiendo mantenerse en esa posición por los ataques de los jefes independentistas. Dandose enfrentamientos en Humahuaca, Laguna Colorada, San Lucas, Valle Grande, Uquía y Tilcara.
Se retiraron entonces hasta las orillas del río Yala, retrocediendo mas exactamente hasta donde hoy esta ubicada la localidad de León, atrincherándose a la espera de tropas de Olañeta y sus hombres.
Ante esta situación, los patriotas jujeños decidieron por propia iniciativa reunir sus fuerzas… El DIA GRANDE JUJUY, está por inscribirse en la historia de la Guerra de la Independencia.
En Salta, Guemes que ha salido a luchar contra Aráoz, ha dejado a cargo de la gobernación al general José Ignacio de Gorriti, jujeño. Lo primero que hace Gorriti es delegar el mando en el Cabildo el 24 de abril, siendo designado como jefe de la partida y luego reúne a todas las milicias que encuentra cerca de Jujuy, Palpalá, Los Alisos y Perico, concentrando escasamente unos 600 hombres bien montados y marchan hacia el norte.
Gorriti acampa en la margen sur del río Yala a la vez que adelanta algunos gauchos para explorar el campamento realista.
Demasiado confiado en el éxito de la campaña, Marquiegui no pensó en un ataque inmediato de los patriotas y en consecuencia, no se toman las previsiones de seguridad adecuadas ni se ponen en marcha dispositivos de seguridad, factores que favorecen los planes del general jujeño.
En la madrugada del 27 de abril cayeron sorpresivamente ante el enemigo donde el campamento de las milicias realistas, se encontraba en su descanso nocturno.
Con más de unas 24 horas de encarnizado, violento y sangriento combate que dio como resultado la victoria a nuestros compatriotas, a pesar de la sorpresa, los invasores se defendieron y lucharon con valor.
Olañeta, enterado de este desastre, intentó recuperar lo perdido, pero Gorriti le ordenó retirarse bajo la amenaza formal de fusilar a los jefes y oficiales tomados prisioneros.
En las filas de España, se rinden 4 jefes, 12 oficiales y cerca de 400 soldados, entre los que están el mismo Marquiegui. Quedando en poder de las tropas patriotas cañones y municiones, cabalgaduras y vituallas.
Esta acción guerrera mereció el título de “DÍA GRANDE DE JUJUY”, debido a que nuestros hombres, impulsados por el amor a la libertad e independencia, llevaron a cabo una empresa que, por la situación del momento, los colocaba en manifiesta inferioridad de condiciones.
La venganza de Olañeta estará a la altura de la humillación sufrida en León. Una nueva invasión, que esta vez sigilosamente entrará a Salta por el camino del Despoblado con el teniente coronel José María Valdez, El “Barbarucho” a la cabeza, será la que haga la fatal emboscada que resultó en la muerte al General Güemes, el 17 de junio de 1821.
Que esta conmemoración del 27 de Abril, sirva para reflexionar en todos los ámbitos sociales así estaremos fortaleciendo lo más valioso que tiene toda nación, un gobierno democrático y soberano.
Y entre todos alcanzar lo que anhelamos con ansias, la realización de una NUEVA ARGENTINA, donde cada ciudadano se sienta orgulloso de vivir en esta bendita tierra que es ABANDERADA DE LA PATRIA: con paz, amor, alegría y armonía cada momento.  
Donde halla un intercambio abierto y democrático que nos permita ponernos de acuerdo en la forma que debemos seguir creciendo juntos por una NUEVA ARGENTINA.

Comentario