12:52 am 06/10 2010

El Secretario de Hacienda analiza el impacto de la demora en la sanción de la norma

Información general, Politicas

por:

“Es indiscutible la necesidad de aplicar un aumento a los valores, que está, en promedio, en el 20 por ciento”, dijo Carlos Sadir al fundamentar la iniciativa y comparar que la inflación registrada en los dos últimos años supera el 40 por ciento.

El Secretario de Hacienda de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, CPN Carlos Sadir, explicó que el proyecto de ordenanza impositiva 2010 es vital para que se puedan brindar los servicios que los vecinos necesitan, como la recolección de residuos, entre otros que resultan esenciales para la comunidad.

“Vemos que hay algunos reclamos que tienen que ver con algunos artículos en particular, porque la ordenanza impositiva consta de 86 artículos que están referidos a distintos tributos, en distintas categorías y calidad de tributos”, dijo el funcionario.

Explicó que “a partir del mes de abril de este año está este proyecto en el Concejo Deliberante, en tratamiento, ha recibido muchas consultas, mucho trabajo tanto de los concejales y en relación con el Ejecutivo municipal, así que vemos con preocupación tanto tiempo que ha pasado sin poder sancionar esta ordenanza”.

Agregó que “además, existe la posibilidad de que a los distintos artículos se traten en particular, y en el caso de que no existiera acuerdo sobre alguno, o que haya necesidad o inquietud de modificar alguno, se lo puede estudiar y modificar, se podría haber hecho eso en este largo tiempo que lleva esto en el Concejo”.

Un ejemplo: Tasa de Recolección de Residuos y varios factores que inciden

El contador Sadir explicó que la Tasa de Recolección de Residuos tiene distintos valores, de acuerdo a los radios establecidos, el valor más bajo que existe hoy es de doce pesos ($12) bimestrales, o sea 6 pesos por mes. Hoy, pensar que un paquete de cigarrillos cuesta seis ($6) o siete ($7) pesos, es un valor que es superior a pagar un servicio de recolección tan importante, que es vital para la ciudad. Eso tiene un 20 por ciento de aumento, es decir que de 6 pesos mensuales, se pasaría a pagar siete pesos con cincuenta ($7.50), lo cual todavía sigue siendo un valor muy bajo, sobre todo si lo comparamos con lo que le cuesta al municipio la recolección, el costo de la recolección –por hogar- hoy, en promedio, es de veinticinco pesos”.

Por otra parte, advirtió enfáticamente que “la incobrabilidad –de esa tasa- es muy alta, es una tasa que tiene una cobranza muy baja, que no llega al orden del treinta por ciento y, justamente, porque es un servicio que no se puede cortar, que el municipio sigue brindando, así que lamentablemente hay gente que no toma conciencia de que debe pagar, a pesar de que son valores muy bajos, además existe otro problema, que normalmente barrios nuevos que se van incorporando a la ciudad, por una cuestión de empadronamiento no se cuenta con los datos de quienes son los habitantes de esa zona, y nos vemos imposibilitado de facturar inmediatamente el servicio, pero igualmente el municipio lo presta y la gente lo exige”.

“No hay ningún impuestazo o tarifazo, como se dice”, dijo enfáticamente, agregando que “para hablar de este tema, hay que pensar que los valores que hoy cobra el municipio están vigentes desde el 2008, de octubre de 2008, justamente este mes van a hacer dos años que están vigentes estos valores”, y advirtió que en ese plazo se ha registrado un proceso inflacionario muy importante: “obviamente, oficialmente no se reconoce, aún así si uno hace un análisis del índice de precios al consumidor que saca que el INDEC, y la variación de estos dos años ha sido del 23 por ciento, así que eso nomás justificaría esta variación del 20 por ciento promedio que estamos haciendo sobre la ordenanza impositiva vigente desde 2008”.

En el mismo sentido, consignó que “si vemos valores de consultoras privadas, este valor del 23 por ciento es hasta irrisorio aún, porque los valores de la inflación están por encima del 40 por ciento, en estos dos años, tranquilamente”.

Por otra parte, fundamentó la necesidad de de la modificación de los valores tarifarios en que “la Municipalidad requiere de estos fondos que pagan los contribuyentes, que van a pagar en el supuesto de que salgan estos valores, porque nosotros necesitamos recursos para seguir prestando los servicios, y el gran problema de la prestación de servicios viene, fundamentalmente, en lo que significa el movimiento de camiones de recolección, de obras y todo lo que implica la prestación de los servicios, donde en un análisis rápido se puede ver cómo aumentó el gasoil en estos dos últimos años, que fue en el orden del 50 por ciento, y así con todo lo que significa repuestos, materiales, cubiertas y todos los insumos que necesitamos”.

“Entendemos que está ampliamente justificado este aumento que, en general, va por el orden del 20 por ciento”, insistió Sadir.

Comentario