10:29 pm 25/10 2010

Dip. Nac. Mario Fiad reflexionó sobre hechos de violencia

Información general, Politicas

por:

El diputado nacional Mario Fiad mediante una nota de opinión reflexionó acerca de los hechos de violencia ocurridos la semana pasada durante una protesta de ferroviarios de la línea Roca y que le costara la vida a Mariano Ferreira, joven militante universitario del Partido Obrero. Fiad acusó al Gobierno Nacional de promover de manera “sistemática” la confrontación, la división y lo instó a replantear el discurso oficial y a recuperar una noción colectiva del bien común “que no nos fragmente sino que nos una”.

A Continuación opinión:

La sangre de un joven derramada en las calles de esta Argentina violenta debe constituirse en un punto de inflexión que redefina roles en los más altos niveles de la responsabilidad político institucional.

Es ingenuo pensar que la violencia es incausada y que constituye solo la súbita e intempestiva expresión de un impulso no dominado a tiempo. La violencia no nace de un repollo.

De manera sistemática desde el oficialismo se ha promovido la confrontación reaccionando con indisimulada complacencia a las expresiones formidablemente agraviantes pronunciadas por quienes se han constituido en una especie de voceros informales del gobierno.

Ha promovido la división cuando atribuye conductas cuasidelictivas a los medios de comunicación, cuando abona teorías conspirativas reduciendo con ligereza sus responsabilidades a las culpas de otros, cuando ataca a los legisladores y. cuando siembra dudas sobre la imparcialidad de los jueces que se pronuncian en discordancia con sus propósitos.

Siembra la división cuando descalifica a cualquier sector de la sociedad que no exprese su adhesión incondicional al oficialismo.

Desde el 2003 venimos asistiendo a estas arengas fragmentadoras que en cada oportunidad buscan encolumnar a todos detrás de una misma visión y especialmente, en contra de alguien. Entonces, después de haber puesto tanto empeño en dinamitar la unión y la concordia entre los argentinos, no puede el oficialismo válidamente pensar que carece de responsabilidad en el escenario actual.

Esta tendría que convertirse en la oportunidad para un replanteo integral del discurso oficial, adquiriendo de una vez la conciencia de la prudencia política que debe inspirar y guiar sus expresiones. Debe revisar con responsabilidad sus estrategias comunicacionales sabiendo que, por más descontracturada que sea la comunicación que permiten las nuevas tecnologías, ellos no dejan nunca de ser funcionarios y por lo mismo sus dichos no son irrelevantes y siempre producen efectos.

Tenemos que recuperar una noción colectiva del bien común que no nos fragmente sino que nos una, que sirva para acercarnos y trabajar juntos, porque la discordia no es buena tierra y ningún sueño podrá crecer desde sus entrañas.

Desde el radicalismo tenemos un permanente mensaje a favor de la paz en nuestra provincia y en el país, y asumimos el compromiso de enhebrar los objetivos de todos los sectores de la sociedad que con un efecto multiplicador asumen cotidianamente nuevas individualidades conflictivas que se enfrentan con sus hermanos.

La paz entre nosotros es la condición mínima para la subsistencia y el crecimiento de una sociedad. La defensa de los intereses nunca puede ser un motivo válido para la violencia.

Comentario