12:00 am 02/12 2009

Descubrimientos en la Laguna de Vilama

Informaci?n general, Politicas

por:

“Un viaje a un tiempo perdido y también el misterio de la vida”

 

Por Pablo Baca *

 

Viajar a la laguna de Vilama, en proximidades del pueblo Pirquitas, es hacer un viaje al pasado. Hay en ese lugar una atmósfera y también condiciones en la tierra y en el agua, similares a las que había sobre la superficie de la tierra hace 3.500 millones de años. Son condiciones absolutamente hostiles a la vida. La exposición a la luz ultravioleta, la baja presión atmosférica, la falta de nutrientes para la vida, son parecidas a las existentes en los primeros millones de años en nuestro planeta, donde no existía capa de ozono, y aparecieron los primeros seres vivos (estromatolitos y tapetes microbianos) que ahora reconocemos por sus registros fósiles.

Y como sucedió hace miles de años, en la Laguna de Vilama se desarrolla una forma de vida como la que entonces habitó el planeta. Viajar a Vilama, entonces, no es sólo viajar al pasado remoto, es también presenciar el comienzo mismo de la vida, antes del origen de las especies que hoy pueblan el mundo.

Es lo que ha descubierto la Dra. María Eugenia Farías y el equipo del Laboratorio de Investigaciones Microbiológicas de Lagunas Andinas, dependiente del CONICET. En ese lugar de nuestra puna, y también en un punto de la puna salteña, en la Laguna de Socompa, fueron identificados tapetes microbianos y estromatolitos, que son iguales a los primeros seres vivos que habitaron el planeta.

Unos seres vivos de una resistencia extraordinaria, capaces de habitar en las condiciones más extremas, desarrollándose a pesar de la carencia de nutrientes, la exposición a los rayos ultravioleta, en ambientes con elevadas concentraciones de sal o al contacto con arsénico en concentraciones también muy elevadas.

Son iguales a aquellas formas de vida que hicieron posible el desarrollo de las especies en todas las formas que hoy conocemos porque, debido a su capacidad para realizar fotosíntesis, fueron quienes liberaron el oxígeno a la atmósfera, transformando un planeta hostil en un ambiente que hoy alberga a seres vivos.

El hallazgo tuvo una inmediata repercusión en muchos lugares del mundo, sobre todo dentro del ámbito de las ciencias.

Lo que tiene de misterioso y de fantástico es que, ese mismo proceso que se cumplió hace 3.500 millones de años, ahí sucede hoy de nuevo y siguiendo las mismas formas. No es de ningún modo posible que los tapetes microbianos que hay en Vilama desciendan de aquellos que fueron los primeros sobre el planeta y que hoy son fósiles. No, pero es el mismo proceso, una nueva etapa de una nueva evolución. Pero no la evolución de la diversidad como en Darwin, sino la reiteración de lo mismo. Y, con ser necesariamente enigmático, de algún modo es lógico que en un ambiente sin nada, igualmente inhóspito a nuestro planeta en aquellos tiempos, una forma de vida reitere una antiquísima estrategia de la naturaleza.

El misterio deja a los investigadores en los límites de su saber y así surgen teorías que bordean la filosofía o que remiten a tiempos remotos y a hipótesis sin comprobación, como la que sostiene que la de Vilama es agua de mar: es el agua de una época en que esa zona era mar. Según esta hipótesis –que se encuentra en debate- esas aguas son más antiguas que las montañas que las rodean.

Pero lo que particularmente interesa desde el punto de vista político, son las proyecciones. Esos seres permiten estudiar el origen de la vida y los ciclos de los elementos que la sostienen. Pueden también aprovecharse para la industria, la producción de alimentos, de medicamentos y de otras sustancias. También para procesos de biodegradación. Constituyen un extraordinario atractivo turístico. Están en estudio los servicios ambientales que podría prestar en la fijación de carbono. (Hay otras posibilidades que ya entran en el terreno de la ciencia ficción: si esos seres no podrían en la Luna, Marte u otros planetas, dar lugar a un proceso similar y comenzar la formación de una atmósfera que pueda eventualmente albergar a otras especies o a la nuestra. Está claro, por lo pronto, que no hay otra especie que tenga la resistencia para sobrevivir en las condiciones extremas de un planeta sin atmósfera).

Todas estas posibilidades hoy están expuestas a graves peligros. La difusión del descubrimiento podría dar lugar a una a afluencia de turismo sin ningún tipo de control, también podría sobrevenir el saqueo por parte del interés científico internacional o de las compañías biotecnológicas, entre muchos otros. De modo que urge tomar medidas para preservar el patrimonio de los jujeños y asegurar que los beneficios que pudieran obtenerse puedan ser aprovechados por los jujeños.

La pregunta es, como otras veces, si estaremos a la altura de nuestras potencialidades y responsabilidades. La Legislatura dictó en la última sesión ordinaria del año, una resolución en la que se exhorta al Gobernador a tomar las medidas necesarias para proteger, estudiar y difundir el descubrimiento. También se pide un Centro de interpretación que haga accesible el significado de esos seres, a jujeños y a visitantes sin formación científica.

 

* Legislador provincial Bloque UCR – Presidente de la Comisión de Ecología

Sin comentarios para “Descubrimientos en la Laguna de Vilama”

  1. estimado,
    quisera conocer, si es posible, la salinidad de la laguna de Vilama,
    atentamente
    M.Galvagno

Comentario