2:37 am 08/07 2014

Condenaron a 18 años de prisión al asesino de Gisela del Rosario Gómez

Información general

por:

Al finalizar las audiencias del juicio, para el Tribunal quedó demostrado que el día 1 de marzo de 2012, en el interior de la vivienda ubicada en el pasaje Martín Rodríguez Nº 8 del barrio 25 de Mayo de El Carmen, Espinoza, previo sujetar de las manos a la mencionada mujer, la agredió golpeándola en diferentes partes del cuerpo, principalmente en el estómago y cabeza, ocasionándole la muerte.
La parte dispositiva del fallo fue dictada ayer, lunes 18, por el Tribunal integrado por los jueces doctores Mario Ramón Puig – presidente de trámite-, Laura Nilda Lamas González e Isidoro Arzud Cruz – habilitado -, secretaría a cargo de la Proc. Claudia Marcela Dajer.
La acusación estuvo a cargo de la fiscal del tribunal Dra. Delia Filomena Ortíz, el querellante adhesivo fue el Dr. Sergio Valdecantos, en tanto la defensa técnica del condenado Espinoza fue ejercida por el Dr. Diego Ignacio Funes.
Se anticipó que dentro de los plazos legales establecidos se conocerán los fundamentos de la sentencia y la misma podrá ser recurrida en instancia superior.

GRAVES LESIONES

De acuerdo al resultado de la autopsia realizado en ese entonces, Gisela sufrió traumatismo de abdomen, laceración de bazo y traumatismo de cráneo con hemorragia.
Entre la víctima, de 30 años, y el condenado, hubo una relación sentimental de quince años en la que Gisela según familiares, jamás iba a verlo sino que él la buscaba cuando ella salía sola. La escondía y su madre la rescataba. Así tuvo dos hijos con él, de 5 y 7 años, pero nunca convivieron.
Según se conoció en el transcurso del juicio, la madre se llegó a preguntar entre llantos ‘¿qué les digo a los chicos que la están esperando?”, luego de entrevistarse con el Fiscal que investigaba el homicidio, el viernes 2 de marzo a las 19 hs. de aquel año.
Espinosa fue detenido, acusado de homicidio. La historia fue de sometimiento, violencia, opresión.
Desde hacía un año la familia de Gisela estaba tranquila. Ella, como encerrada, no salía sola a ningún lado; pero el 28 de febrero Gisela tuvo que ir sola a la sede de la ANSes porque no había cobrado la asignación universal.
Allí se produjo el encuentro mortal. El 1 de marzo, su madre Olga fue llamada por una vecina de Espinosa quien le dijo que su hija Gisela estaba descompuesta. Olga vio a su hija en la casa de Espinosa tendida en la cama, ya muerta. Jujuy se enlutaba otra vez con un caso de femicidio.

Comentario