12:02 am 11/05 2010

Brindan contención a las víctimas de violencia

Informaci?n general, Politicas

por:

La responsable del Programa de Violencia Familiar, Lic. Adriana Peña, dependiente de la Dirección de Salud Mental, de la Secretaría de Desarrollo Humano, se refirió a la operatoria que se despliega desde esta dependencia en el tratamiento de este comportamiento que se acentúa en la comunidad.

Al respecto precisó la Lic. Adriana Peña, responsable del Programa de Violencia Familiar, dependencia ubicada en Bustamante Nº 84, dentro de la Dirección de Salud Mental, donde se atiende esta problemática, dando respuesta de acuerdo a los lineamientos de la Ley Provincial de Violencia Familiar, este instrumento establece la creación de  un centro de atención para las víctimas de violencia y nosotros funcionamos así, a través de un equipo interdisciplinario, integrado por trabajadores sociales, psicólogos, abogados, personal técnico”-explicó-.

“En ese ámbito –dijo- atendemos de cinco a ocho demandas de consulta familiar, además de aquellos casos que ya están  en proceso de tratamiento. Porque nuestro centro se caracteriza por dar tratamiento a las víctimas de violencia, que implica un seguimiento, trabajamos en las redes sociales sobre este comportamiento”.

Entre otros conceptos explicó que “generalmente la que llega a la consulta es la mujer, es la que solicita ayuda, en esa franja están las de veinte a treinta y cinco o cuarenta años como la generalidad, lo que no quita que receptemos demandas de edades más jóvenes o mayores”.

 Al referirse a lo que más incide en este comportamiento es la naturalización  que existe de la violencia -puntualizó- estamos tan acostumbrados a que el trato tan violento reine en el hogar, que se hace cotidiano, por ello hay que trabajar el tema de la desnaturalización que es lo importante, por ejemplo expresan –no me daba cuenta que estaba en este círculo-  no percibía que era un trato que no merecía”.

Luego graficó la profesional “la violencia pasa por una cuestión de poder, la persona que abusa de otro, busca el sometimiento, la subordinación, no es el daño el primer objetivo, sino que esa persona haga lo que uno quiere, es decir la manipulación, el sometimiento básicamente.

También aclaró Peña “no le ponemos tiempo a las personas, se presentan como dos instancias, una de evaluación, donde valoramos el estado de riesgo, de peligrosidad, de urgencia del caso, cuando hacemos esa evaluación, trabajamos lo emergente, por ejemplo la denuncia policial, iniciar un proceso judicial como la exclusión de hogar, la protección de persona, pasado este primer momento de atención de la persona, trabajamos un segundo momento que es el terapéutico, donde entramos a accionar con la trabajadora social, con la psicóloga un proceso de terapia”.

Por otra parte individualizó que “no solo se trabaja la crisis, porque la violencia es cíclica, debido a que hay períodos de mucha calma y hay otros momentos donde  cualquier situación del contexto, agrava la situación, hace que se presente nuevamente el cuadro y es ahí donde tenemos que hacer hincapié, en ese proceso de recuperación, donde la persona puede de verdad,  iniciar un proyecto de vida diferente sin violencia, para que ésta no sea la forma de relacionarse entre ellos, fundamentalmente protegiendo a los hijos” –afirmó-.

Comentario